El voluntariado de Cáritas Diocesana de Tenerife, la gratuidad del amor que nace de la fe

Trivial de los Derechos1

El voluntariado es un elemento esencial de la identidad de Cáritas. Las personas voluntarias se comprometen con los demás desde una opción radical y desde la gratuidad del amor que nace de la fe. Para Cáritas, las personas voluntarias son un pilar básico y fundamental, ya que sin ellas muchas de las tareas que realizamos no serían posibles. Según recoge nuestro Modelo de Acción Social, el voluntariado de Cáritas “acompaña, promueve, soporta, potencia, posibilita, dinamiza, detecta, valora a la persona y dice sin palabras que se puede contar con ella; pero no la suple”. En este sentido, la formación es fundamental de cara al compromiso de nuestro voluntariado; por eso, a lo largo del año se ofrecen diferentes espacios de formación inicial y permanente, que ayudan a mejorar la acción de la persona voluntaria.

Como dice el Papa Francisco, «caminar por la vida sin dejar huella no sirve para nada. En la vida hay que caminar como caminó Jesús de Nazaret, dejando huellas que marcaron la historia. Huellas que dan vida. Eso solo puede suceder comprometiéndose». Por eso, con motivo de la celebración del Día Internacional del Voluntariado este jueves 5 de diciembre, Cáritas Diocesana de Tenerife quiere agradecer el esfuerzo y dedicación de sus 893 personas voluntarias, que hacen posible que la Acción Social de la Iglesia llegue a los colectivos más vulnerables de nuestra sociedad.

Por otro lado, la Plataforma del Voluntariado en España (PVE), de la que Cáritas Española es organización miembro, dedica su manifiesto con motivo del citado Día Internacional del Voluntariado, a poner el foco sobre la urgencia de abordar la protección del medio ambiente y de sumar esfuerzos para impulsar un “verdadero cambio de paradigma” que permita rescatar “ese hogar que nos acoge, nos nutre y nos da vida, y que agoniza por la inconsciencia y la codicia”.

De esta manera, la PVE vincula de lleno su mensaje de este año con el contenido de las sesiones de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP25) que, bajo la presidencia de Chile, tiene lugar del 2 al 13 de diciembre en Madrid. Este es el texto del manifiesto de la PVE.

«VOLUNTARIADO Y PLANETA»

Con motivo del 5 de diciembre, Día Internacional del Voluntariado, la Plataforma del Voluntariado de España quiere destacar un año más la existencia de una ciudadanía comprometida con el cuidado de las personas y del Planeta. La PVE quiere hacer visible a esa red de voluntariado que, con pequeñas acciones cotidianas, frena desigualdades, activa la esperanza y hace del mundo un lugar más amable. Hablar de voluntariado es hablar de la atención a todas aquellas personas que están en situación de vulnerabilidad, que son víctimas de distintas violencias y que no participan en pie de igualdad. Es visibilizar las causas de quienes sufren; actuar por un cambio de modelo social.

Este año que concluye, desde la PVE reivindicamos la atención urgente a ese hogar que nos acoge, nos nutre y nos da vida; ese medioambiente que agoniza por la inconsciencia y la codicia. Como contrapunto al individualismo apelamos al valor del voluntariado para un verdadero cambio de paradigma. En la actualidad, millones de personas en el mundo se han unido para actuar en esta crisis de la Tierra. Apelamos a la ciudadanía para que se sume a toda tarea voluntaria que contribuya a la protección del Planeta. También apremiamos a las personas que ya hacen voluntariado a que incorporen los valores de la solidaridad en el día a día y, sobre todo, solicitamos el compromiso de las ONG con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Es imprescindible que las organizaciones asuman, divulguen e implanten los ODS en sus programas y servicios. Ello desatará una cadena humana que, a través de acciones aparentemente menores, puede cambiar el rumbo de la crisis climática y así mismo, ser agente de concienciación y transmisión de valores como la empatía, la implicación o el altruismo. En este 5 de diciembre, exigimos el apoyo de los poderes públicos para sensibilizar a la sociedad acerca de un voluntariado emergente, que realmente puede transformar realidades. Pedimos a las empresas que se impliquen en este propósito, teniendo en cuenta que deben trabajar al lado de las ONG y no en lugar de ellas. Apoyar el voluntariado, hacerlo visible, es un compromiso irrenunciable de este día y de todos los días. “Haz voluntariado; cuida el mundo”.

Cáritas, una organización de voluntarios

Los voluntarios son el motor de Cáritas. Sin ellos, no sería posible llevar a cabo su misión como servicio organizado de la caridad dentro de la Iglesia que inspira su trabajo de acompañamiento y escucha a las personas que viven la injusticia de la pobreza. Hay una serie de rasgos que definen cómo es la opción por el voluntariado dentro de Cáritas: un voluntariado comprometido que cree en el cambio social hacia una sociedad más justa; un voluntariado activo que aporta a la sociedad no sólo desde las tareas realizadas, sino también desde las actitudes expresadas; y un voluntariado capaz de organizarse y participar desde respuestas colectivas antes que individuales.

Además, el modelo de este voluntariado se basa en la coherencia para, desde la acción realizada, impulsar el crecimiento como persona y como cristiano; un voluntariado que plasma, a través de su participación, los valores de la solidaridad, la gratuidad y la igualdad; un voluntariado siempre disponible para la acción y para la formación, superando la barrera de la buena voluntad y promoviendo una acción de calidad; y un voluntariado en proceso, con motivaciones muy diferentes, que se va haciendo día a día por medio de la tarea, la formación y el acompañamiento.

Según los datos de la última Memoria confederal, en Cáritas participan actualmente, a través del conjunto de las 70 Cáritas Diocesanas existentes en España, un total de 84.551 personas voluntarias, que representan el 93,7% de sus recursos humanos.