Cáritas Diocesana de Tenerife apuesta por darle voz a sus participantes

Grupo Nivaria11

El Modelo de Acción Social (MAS) de Cáritas apuesta por convertir a las personas en “protagonistas de sus procesos”, por lo que nuestra acción consiste en acompañarlas, partiendo de sus distintas situaciones y de sus capacidades, que no carencias. En este sentido, el IV Plan Estratégico de Cáritas Española contempla como uno de sus objetivos principales “generar procesos de aprendizaje para potenciar la participación de las personas que acompañamos como parte de su desarrollo humano integral”.

Bajo esta premisa, hace siete años se impulsó un proceso de trabajo con grupos de personas participantes de siete Cáritas Diocesanas, facilitando dinámicas de diálogo y comunicación. De aquel trabajo inicial, que confluyó en el proyecto “Participando.con” y gracias al apoyo de varias profesionales de la entidad, nació el año pasado en Tenerife el grupo “Nivaria”, formado por participantes de diferentes proyectos de Cáritas Diocesana de Tenerife y que se reúne de forma quincenal en el Centro Ciudadano El Tranvía, en La Cuesta.

Dicho grupo se crea para facilitar el diálogo y la comunicación entre personas participantes de diferentes países, culturas, etnias, idiomas, sexos o religiones. “Todos diferentes, pero iguales ante una misma necesidad”, explica uno de ellos, quien recuerda que “Nivaria” se crea “por la necesidad de trabajar sobre nuestros derechos”. “Nosotros queremos ver un poco más allá de los derechos básicos y esenciales, como son el de la vivienda, el empleo, etc, tan importantes y menospreciados en estos tiempos que corren”. “Queremos hablar sobre nuestro derecho a tener una familia, nuestro derecho a ser felices, a dar y recibir cariño; nuestro derecho a soñar, a disfrutar de nuestro tiempo libre, nuestro derecho a caer, a equivocarnos y volvernos a levantar; en definitiva, nuestro derecho a vivir como seres humanos”.

En términos generales, el proyecto “Participando.con” pretende, entre otros, “escuchar las vivencias, aprendizajes y aportaciones de las personas participantes”. También busca “impulsar un proceso de reflexión colectiva e intercambio de aprendizajes”, “identificar, visibilizar y poner en valor buenas prácticas y experiencias de distintas Cáritas con las personas con las que trabajamos” y “reforzar en la agenda confederal la apuesta por la participación, visibilizando que, lejos de tratarse de una moda, es necesaria una atención y un esfuerzo sostenido si queremos dar pasos que traigan cambios”.

Los derechos que nos igualan

Hasta la fecha, el grupo “Nivaria” ha trabajado la participación desde sus propios derechos (en concreto, los “otros derechos”: derecho a la ternura, a soñar, a la esperanza, a crear, a equivocarnos, a ser escuchados/as, a la felicidad, etc), recibiendo distintas formaciones sobre el acceso a estos; igualmente, ha analizado las distintas realidades de las personas participantes de la institución y ha formado parte de algunas acciones de sensibilización y encuentros nacionales de Cáritas.

El hilo conductor es la participación desde nuestros derechos, esos derechos humanos que nos igualan a todos y todas, nos responsabilizan y comprometen con lo COMÚN. La metodología, no obstante, no pretende profundizar sobre los Derechos Humanos; más bien, se trata de aprovechar este tema como una ocasión, una oportunidad para el diálogo, la comunicación y la escucha: para la participación como sujetos de derechos. De este modo, durante el proceso se establecen relaciones con otros grupos a nivel nacional que están de igual manera participando en el proceso y se comparten aquellas cosas de interés.

El hilo conductor es la participación desde el acceso a los derechos, los Derechos Humanos que nos igualan a todos y todas, nos responsabilizan y comprometen con lo COMÚN. La metodología, no obstante, no pretende profundizar sobre los Derechos Humanos; más bien, se trata de aprovechar este tema como una ocasión, una oportunidad para el diálogo, la comunicación y la escucha: para la participación como sujetos de derechos. De este modo, durante el proceso se establecen relaciones con otros grupos a nivel nacional que están de igual manera participando en el proceso y se comparten aquellas cosas de interés.

El grupo “Nivaria”, formado en su mayoría por participantes del Programa de Personas en Situación de Sin Hogar de nuestra institución, será secundado en los próximos meses por otros dos grupos similares, uno en el Arciprestazgo de Ofra y otro formado por participantes de nuestro Programa de Empleo.

“Seguimos adelante hasta trascender en algo más valioso, notable y crucial para nuestras vidas, como son, nuestros derechos”.