26 de Mayo de 2016

Cáritas Diocesana de Tenerife atendió de forma directa a más de 19.000 personas en 2015

  • La mayoría de las personas atendidas son mujeres, más vulnerables a medida que se acerca el fin de la vida laboral
  • La entidad contó con la dedicación de 821 personas voluntarias para llevar a cabo sus proyectos

Cáritas Diocesana de Tenerife a través de su Memoria Institucional quiere reflejar el trabajo de acompañamiento realizado con las personas poniendo en valor el acceso a los derechos fundamentales.

En 2015 la labor social de la entidad benefició en total a 19.330 personas, de las cuales, 17.255 fueron atendidos desde las parroquias, a través de la cobertura de sus necesidades básicas y talleres y acciones para la mejora de su calidad de vida. El resto, 2075 personas, participaron en un itinerario personalizado de inserción a través de los diferentes programas y proyectos específicos que desarrolla la entidad.

En la lucha por el acceso al trabajo decente, y dentro de las líneas de acción de la entidad, 1279 personas fueron atendidas desde los servicios específicos de empleo, de las cuales un 46% participaron en itinerarios de formación profesionalizante, consiguiendo ser insertados laboralmente un 40%. No obstante, destacar que las acciones para la mejora de la empleabilidad es un eje transversal de todos los programas y proyectos, entendiendo que el acceso al empleo es un elemento fundamental para la integración personal y familiar de las personas.

En relación a las personas en situación de sin hogar, se ofreció alojamiento, cobertura de necesidades básica y/o acompañamiento socioeducativo a 542 personas, siendo un 10% de ellas, familias monomarentales. La realidad de estas personas es una de las más complejas por ver alienados varios de sus derechos fundamentales, que Cáritas reivindica anualmente a través de su campaña Nadie Sin Hogar y el derecho fundamental a una vivienda digna y adecuada.

Por otro lado, 105 personas se beneficiaron de la atención de los centros diurnos para mayores y otros servicios de especializados para el colectivo, siendo esta, otra de las líneas de acción de la entidad, que apuesta por el envejecimiento activo, incluso de aquellas personas en mayor situación de vulnerabilidad social.

Dentro del trabajo por el Derecho a la Salud, hemos desarrollado dos acciones diferenciadas, una desde el proyecto de desintoxicación y deshabituación alcohólica, que atendió a 207 personas. Y la otra, uniéndonos a la Coalición Por la Salud en defensa de una salud pública y universal.

Con respecto a los perfiles de personas beneficiarias en 2015, la mayoría de las personas atendidas son mujeres y a medida que se acerca el fin de la vida laboral se localizan situaciones de mayor vulnerabilidad. En concreto, las personas de entre 40 y 69 años representan casi el 60% de las beneficiarias de la acción de Cáritas.

Cáritas Diocesana de Tenerife denuncia la sistemática vulneración y la precarización de los derechos de las personas que se atienden día a día, ya que los datos reflejan que el 28,5 de la población en Canarias se encuentra en situación de riesgo de pobreza o exclusión social y más de 280.000 personas no acceden a un empleo, según datos del INE.

El director de la entidad, Leonardo Ruiz del Castillo, insiste, de cara a las próximas elecciones, en la necesidad de incorporar en los programas electorales de los partidos medidas encaminadas a luchar contra la exclusión social y la pobreza. Y recuerda la labor que desarrollan las personas voluntarias que participan con su dedicación en el desarrollo de los proyectos y que representan la base y el cimiento de Cáritas. En total, durante 2015 se contó con 821 personas voluntarias.

Cáritas Diocesana de Tenerife pudo desarrollar sus acciones gracias a los fondos privados procedentes de donantes particulares, fundaciones privadas, empresas, y  colectas parroquiales de primero de mes. Mientras que el 44% restante de los recursos procedieron de subvenciones públicas. En este sentido, los fondos totales superaron los cinco millones de euros.

Amar la persona, amar sus derechos

Junto a la Memoria 2015 también se presentó la Campaña Institucional que lleva por lema AMAR LA PERSONA, amar sus derechos, impregnada de los valores y fundamentos del  Modelo de Acción Social de Cáritas: participación, gratuidad, compromiso, diversidad, fraternidad...  para facilitar a todos/as la vivencia de los valores y fundamentos que la realidad social nos reclama.   

Es una campaña transformadora, que nos ayuda a conocer y situarnos en la realidad que vivimos, favoreciendo la toma de conciencia sobre los derechos fundamentales de la persona y potenciando acciones significativas que involucren a toda la sociedad en general. En 2016, continuamos con la mirada puesta en la reivindicación del acceso a los derechos fundamentales a través de la puesta en marcha, con otras entidades sociales, de las siguientes campañas: #MigrantesConDerechos, Cuidado de la Creación, #Iglesiaporeltrabajodecente    y  Nadie sin Hogar.