11 de Mayo de 2016

Cáritas conmemora el Día Mundial del Comercio Justo con varias actividades de sensibilización

  • La entidad celebrará diversos talleres en centros educativos y una degustación de productos durante toda esta semana en el espacio de la tienda El Surco, en la calle Juan Pablo II de la capital tinerfeña
  • El objetivo es visibilizar este sistema comercial que busca una mayor equidad en el comercio internacional con criterios sociales y medioambientales

Cáritas Diocesana de Tenerife, a través de su proyecto de Comercio Justo El Surco, se une esta semana a la celebración del Día Mundial de Comercio Justo, que se conmemora el próximo sábado, 14 de mayo, con la organización de varios actos dirigidos a informar y sensibilizar a la ciudadanía acerca de este movimiento internacional de lucha contra la desigualdad y por la justicia global, que nació en los años 50 y hoy es una red consolidada en todo el mundo. En España, en 2016 se cumplen 30 años desde la apertura de las dos primeras tiendas.

Las actividades previstas por la entidad se centran en la organización de diferentes charlas y talleres sobre Comercio Justo en dos centros educativos del municipio de La Orotava.

Además, se llevará a cabo una degustación de productos durante toda esta semana en el espacio de la tienda El Surco que Cáritas gestiona en la calle Juan Pablo II, número 26, de la capital tinerfeña. Además, en el mismo local, se invitará a la ciudadanía a participar en la campaña de redes sociales titulada #SoyComercioJusto fotografiándose con un cartel que lleva este lema, tal y como se está haciendo a través de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo (CECJ) en la que Cáritas Diocesana participa a través la Red Interdiocesana de Comercio Justo de Cáritas Española, para apoyar la difusión del movimiento internacional.

Por otro lado, el próximo viernes, día 13, y el lunes 16 de mayo están previstas nuevas degustaciones de productos para todo el personal de Cáritas Diocesana y para los agentes de las entidades que tienen su sede en el Centro Insular de Voluntariado de la Isla, respectivamente.

El objetivo de esta campaña es visibilizar este sistema comercial basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional prestando especial atención a criterios sociales y medioambientales, y que contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores/as y trabajadores/as desfavorecidos.

El Surco es un proyecto de Cáritas Diocesana de Tenerife cuyo objetivo es promover el comercio justo y el consumo responsable a través de diversas actividades de sensibilización y formación (charlas, talleres, encuentros, etc.) y de la comercialización de estos productos (alimentación, bisutería, decoración, artesanía, menaje).

 

Un movimiento en auge

La CECJ ha publicado un informe divulgativo sobre Comercio Justo. En él se señala que dentro de la red internacional existen más de 2.000 organizaciones productoras repartidas en 75 países de África, Asia, América Latina y el Caribe, en las que trabajan más de 2 millones de personas. De ellas, tres de cada cuatro organizaciones se dedican a la producción de alimentación y de materias primas como el algodón. África, con un millón de personas trabajando en Comercio Justo, sería el continente más representado, según datos de Fairtrade International, la entidad certificadora de Comercio Justo con más implantación en todo el mundo.

Por otro lado, unas 250 entidades se dedican a la producción de textil o la artesanía. Un 75% de ellas están situadas en África y Asia y la mayoría de sus integrantes son mujeres.

Desde el punto de vista del impacto económico, en 2014 las ventas de Comercio Justo alcanzaron los 5.900 millones de dólares solo teniendo en cuenta los productos certificados por Fairtrade International. Estos ingresos benefician, fundamentalmente, a quienes trabajan en las organizaciones y sus familias, ya que reciben un salario digno y estable, y sus ingresos no están a expensas de las variaciones del mercado o de la especulación. Pero además el Comercio Justo tiene otros impactos positivos en el medio ambiente, la organización política, y en el entorno, ya que con la materia prima estas desarrollan proyectos educativos, sanitarios, sociales, de infraestructuras, etc.